3 años de un viaje que cambió mi vida

12986982_10154212598902994_2763926027613614713_n

El 7 de febrero de 2014 cumplí 24 años estando en un avion. Era la primera vez que salía de Uruguay. Estaba viajando desde Montevideo-Uruguay a Goiania-Brasil, para pasar 6 semanas que cambiarían mi vida. Durante esas seis semanas, fui Voluntaria Global en Jardim do Cerrado, una comunidad en las afueras de Goiania. Compartí seis semanas con personas que vivían allí, y junto a otros 8 jóvenes de distintas partes del mundo, trabajamos en escuelas de la comunidad, organizamos  actividades de recolección de fondos, y reconstruimos espacios comunes con el fin de contribuir a la reducción de las desigualdades.

Al volver a Uruguay, entré a trabajar como voluntaria en AIESEC Uruguay, con el objetivo de que más jóvenes uruguayos pudieran vivir experiencias de Voluntario Global como las que yo había vivido.

 

Poco sabía yo que esas seis semanas eran sólo el comienzo. Al volver a Uruguay, entré a trabajar como voluntaria en AIESEC Uruguay, con el objetivo de que más jóvenes uruguayos pudieran vivir experiencias de Voluntario Global como las que yo había vivido. Así en 2014 fui Directora de Voluntario Global en una de las oficinas locales; en 2015 fui Presidenta de la misma oficina; y a partir de 2016 tuve la oportunidad de trabajar a nivel nacional, siendo parte del Equipo de Soporte Nacional  como Manager de Desarrollo Organizacional y actualmente como Directora Nacional de Marketing y Voluntario Global.

12191782_10156123603665447_3548814439214554735_n

El 7 de febrero de 2017, cumplí 27 años estando en un avión. Esta vez viajaba desde Montevideo rumbo a Venlo, en los Países Bajos, para representar a Uruguay en el Congreso Internacional de Presidentes de AIESEC, como presidenta electa para 2017.18. Tuve el privilegio y la responsabilidad de ser la primer uruguaya representando a Uruguay en un congreso de esas características en muchos años de historia AIESECa. Interactué con más de 100 jóvenes de alrededor de 100 países, todos con una característica en común: buscamos la paz y el pleno desarrollo humano en nuestros países y territorios, y en el mundo.

La Flor que conoció AIESEC en 2014 no es la misma de ahora: me conozco más a mi misma y lo que me apasiona…

 

Lo interesante de todas estas experiencias es que al tomarlas, buscaba sobre todo poder ayudar a otras personas a desarrollarse y a impactar en el mundo; pero en el camino me di cuenta que yo también me desarrollaba e impactaba desde mi rol de miembro dentro de la organización. La Flor que conoció AIESEC en 2014 no es la misma de ahora: me conozco más a mi misma y lo que me apasiona, puedo comunicarme efectivamente con diversas personas y trabajar en conjunto por un objetivo en común, soy mas consciente de lo que me rodea y creo que puedo hacer la diferencia; soy más resiliente y tomo más riesgos porque los veo como desafíos y oportunidades para crecer.

 

AIESEC me abrió las puertas a oportunidades que de otro modo nunca hubiera tenido, de trabajar con personas de todo el mundo, conocer de primera mano distintos países y culturas, ayudar a otros a desarrollarse y ser mi mejor versión. Y en el tiempo que aún tengo para dedicarle a AIESEC en Uruguay, seguiré trabajando para que mi experiencia sea una de cada vez más experiencias.  

Escrito por: Florencia Eraña.
Directora Nacional de Voluntario Global 16.17

AIESEC en Uruguay 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *